tipos de depresion

¿Sabías que cuando hablamos de depresión no hablamos de una única cosa? En este artículo te voy a contar los diferentes tipos de depresión que existen.

Tipos de depresión

 

Depresión atípica

Normalmente, la depresión atípica suele ser melancólica, en la que el paciente presenta principalmente tristeza y pensamientos de muerte, desesperanza e inutilidad. También predomina la falta de energía, el cansancio, el aumento excesivo del sueño y el estado de ánimo apático.

La depresión estacional

El mayor ejemplo de depresión estacional son los episodios de tristeza relacionados con el invierno, que se producen debido a la baja exposición a la luz solar.

Hay otros tipos de depresiones estacionales, vinculadas a las épocas del año. Por ejemplo, durante las fiestas de fin de año, en las que los niveles de estrés acaban aumentando debido a los pensamientos de promesas incumplidas durante el año y a la ansiedad por un nuevo período que se avecina.

Tenga en cuenta los períodos de tristeza y desánimo que se producen en momentos concretos, por ejemplo, cuando hace frío o cuando se acerca una fecha.

Depresión posparto

La depresión posparto se produce poco después del parto. Los síntomas incluyen tristeza y desesperanza. Muchas madres primerizas experimentan cambios de humor y episodios de llanto después del nacimiento del bebé, que se desvanecen rápidamente. Estos cambios de humor se producen principalmente debido a los cambios hormonales que resultan de la terminación del embarazo. Sin embargo, algunas madres experimentan estos síntomas más intensamente, lo que lleva a la depresión postparto.

Depresión psicótica

La depresión psicótica combina los síntomas de la tristeza con otros menos típicos, como el delirio y las alucinaciones. Se considera un tipo de depresión grave, pero suele ser poco frecuente. Sin embargo, cualquiera puede desarrollarla y no sólo aquellos con un historial familiar de psicopatía.

Depresión en la adolescencia

La depresión en la adolescencia se caracteriza por los mismos síntomas que la depresión profunda. La única diferencia importante es que normalmente, en lugar de tristeza, suele mostrar irritabilidad.

En Brasil, alrededor del 20% de los adolescentes de 14 y 15 años tenían una depresión leve a moderada; y casi el 9%, una depresión severa.

Entre los jóvenes de 16 y 17 años, el número de depresión severa aumenta (17,1%). Y el 13,5% tiene una depresión de leve a moderada.

La depresión grave suele ser más común en adolescentes con ansiedad, abuso de drogas, además del trastorno por déficit de atención e hiperactividad.

Muchos padres piensan que ciertas actitudes pueden ser rebeldes y no síntomas de depresión en la adolescencia, como la resistencia a hacer las tareas, la dificultad para estudiar y la permanencia excesiva en la habitación.

Se recomienda que la familia busque orientación psiquiátrica para hacer un diagnóstico preciso del adolescente y de la posibilidad de depresión.

Si su hijo o hija adolescente sufre de depresión, los especialistas aconsejan a los padres que estén abiertos a la conversación y se interesen por su vida cotidiana.

Depresión infantil

La depresión infantil es bastante similar a la depresión adolescente, siendo los síntomas más comunes la irritabilidad, la pérdida de interés, el mal humor, la tristeza y el aislamiento.

Además de los factores que también son comunes a los adultos y que pueden llevar a la depresión, los niños también tienen algunas otras causas que potencian la enfermedad:

  • Sufriendo abuso doméstico
  • Ser víctima de la intimidación
  • Pertenecer a minorías sexuales
  • Ser rechazado por un pariente o amigo

Sin embargo, las investigaciones demuestran que muchos niños que tienden a intimidar también sufren de depresión; y que una relación afectiva cálida con los padres disminuye drásticamente su predisposición a la enfermedad.

Los padres o tutores deben buscar un médico psiquiátrico cuando el niño se presenta principalmente:

  • Tristeza profunda o prolongada
  • Desaliento persistente
  • Dificultad para realizar actividades que me gustaban antes
  • Cambios en el apetito y el sueño
  • Frases muy pesimistas
  • Dificultad de concentración y atención
  • Si sospecha que hay “algo malo” en el niño, busque un médico.
  • Comprender por qué muchos niños y adolescentes se han unido y cómo esto ha preocupado tanto a sus padres.

Depresión menopáusica

La depresión menopáusica no siempre se asocia con la tristeza, el llanto compulsivo y el desinterés. Esto se debe a que, en esta etapa de la vida de una mujer, el trastorno depresivo suele provocar irritabilidad, cansancio, impotencia o incluso a través de otras enfermedades como la vaginitis, la gripe, el herpes, la gastritis y el dolor de cabeza.

Por lo tanto, las mujeres de entre 35 y 50 años tienen más riesgo de depresión debido al período de grandes cambios hormonales por la llegada de la menopausia. Estos cambios pueden llevar a un shock emocional y físico, que resulta en la enfermedad.

Cabe señalar que la llamada “transición menopáusica” se divide en

  • Perimenopausia: una disminución de la función ovárica hasta un año después de la menopausia.
  • Menopausia: fin de la actividad ovulatoria folicular y un año de amenorrea, es decir, sin menstruar.
  • Post menopausia: desde un año sin menstruación

Además de los cambios hormonales, hay otros factores específicos en las mujeres que pueden desencadenar la depresión:

  • Una relación marital desgastada o rota
  • Excesivo apego en la crianza de los niños
  • Historial de depresión u otros trastornos psiquiátricos en la familia
  • Enfermedades clínicas
  • Bajo nivel socioeconómico
  • Baja escolaridad
  • Pérdida temprana de los padres

Depresión gestacional

La depresión gestacional es una realidad para más del 70% de las mujeres, que se quejan de depresión durante el embarazo.

Las mujeres en edad de procrear (que hoy en día se considera que tienen entre 10 y 49 años de edad) tienen el doble de probabilidades de sufrir un episodio de depresión que los hombres.

Además, alrededor del 25% de las madres que tuvieron depresión posparto tuvieron síntomas de depresión gestacional.

Después de todo, las variaciones hormonales y el estrés debido al cambio en el cuerpo, junto con la preocupación excesiva de colocar a un niño en el mundo, puede conducir a una mayor probabilidad de trastornos mentales como la depresión.

La depresión gestacional puede causar síntomas como insomnio, falta de apetito o apetito excesivo, náuseas y fatiga. con quejas somáticas como insomnio, falta o ausencia de apetito, náuseas, fatiga, miedo, irritabilidad y reducción de la libido.

Estos síntomas son comunes a cualquier embarazo y por lo tanto se ven con normalidad, lo que puede dificultar el diagnóstico de la depresión en el embarazo.

El tratamiento correcto, con seguimiento médico, es esencial para la buena salud de la madre y el bebé.